Wikimedia

Apoya Wikipedia

Seguidores

Páginas vistas en total

lunes, 3 de junio de 2013

Corruptos consuetudinarios.

Corruptos consuetudinarios.

Has acumulado en estos últimos años el dinero suficiente para pertenecer al grupo más selecto de la oligarquía Dominicana. Y como en esta tierra no importa cómo te has hecho rico, entras a cualquier grupo social sin ser cuestionado.

Sólo eres rechazado en los grupos sociales dominante por ser pobre. Esto lo sabe perfectamente. De ahí tu preocupación por hacerte rico. No importan los medios ni las formas. Lo que importa es hacerse rico.

Te has convertido en la columna financiera de tu líder. Este sabe que no escatima esfuerzo en gastar recursos. Esta es la razón por la que te ha permitido apropriarte de tanto dinero del pueblo.

Puedes sostener cualquier proyecto solo. Sea éste político, económico o social. Una campaña publicitaria extraordinaria. Así como un proyecto de ingeniería extraordinario. O una campaña de relaciones publicas con los lìderes de opinión más importantes. No te tiembla el pulso a la hora de gastar recursos. Total, no te ha costado mucho esfuerzo adquirir esa riqueza.

En tu nómina figuran periodistas, militares, intelectuales, religiosos, políticos y sindicalistas. Todo el que por unos pocos centavos se venda los ha comprado. Y los que se cotizan caro, también lo ha comprado.

No existe estamento estatal donde no te deban favores económicos. Pero tampoco organizaciones sociales. Todos te deben algún favor.

Has logrado apropiarte de tanto recursos que no encuentras como gastarlo. Te has convertido en unos de los hombres más rico del país sin tener empresas y sin heredar alguna fortuna.

Los que te adversan no tienen idea de la inmensidad de recursos que te has apropiado. Sólo saben especular sobre tus millones. Además no tienen el poder ni las pruebas para condenarte. Nadie puede juzgarte en la Republica Dominicana.

En la actualidad no existe en el país nadie con más capital para gastar que tu. Puedes comprar la empresa que desees sin que merme tu fortuna.

Y pensar que quince años atrás no tenías ni para pagar el alquiler de tu casa.

Pero eso ha quedado en el pasado. Ahora tu preocupación es otra. Quieres saber cuál de tus colaboradores filtro información de tus transacciones financieras. Por suerte para ti, sólo son tus colaboraciones. No tus apropiaciones. Si hubieran sido estas, estarías arruinado.

500 millones en el parqueo de la universidad. La construcciones de todos los centro regionales universitarios, 3,000 millones. Las escuelas reparadas, 800 millones. En el nuevo edificio que albergará la Suprema Corte de Justicia, 1,000 millones. Remodelación de las oficinas gubernamentales, 300 millones. Embellecimiento y reparación del palacio de la presidencia, 1,000 millones. Y estos son algunos de los proyectos bajo tu responsabilidad.

Sí que estuvieras arruinado si vivieras en un país que combatiera la corrupción. Eres un corrupto consuetudinario. No puedes ocultar tu fortuna. Con solo hacerte una auditoría visual se ve la transformación económica que has sufrido.

Levantas el teléfono para llamar a tu secretaria y pedirle que te marque al celular del General Gutierrez. Quieres pedirle información sobre las filtraciones de documentos que has sufrido. Él es el que está llevando acabo las investigaciones de las mismas.

-María, llama al General Gutierrez por favor. Y pasámelo de una vez.
-Sí Señor. En un momento se lo paso. Algo más?
-No, no. Por ahora no. Sólo eso.

Y pensar que hasta de ella dudaste. Creíste que había sido ella la que había dado esos documentos que te incriminan tanto. Después de haberla investigado fue que confirmaste su lealtad.

Suena el teléfono. Lo levantas. Es tu secretaria que se ha comunicado con el General Gutierrez. Y te lo pasa.

-Hola General. Vamos al grano de una vez. Digame algo bueno sobre las investigaciones que lleva usted acabo.

-Todo bien, todo bien. Ya sabemos quien es la persona.

La rabia se apodera de ti. Quién será ese traidor. Ese mal agradecido. Pero esa es la ultima traición que hará. Eso me lo pagará bien caro te dices mientras escuchas al General.

-Anja... Y quién es ese afortunado?
-Ese no, Señor Matías. Esa.
-Cómo! Es decir que ha sido una mujer la que me ha traicionado.
-Así mismo Señor Matías.
-Diablo! Y quién es esa?
-La arquitecta Josefina Rodríguez.

Al decirte el nombre de la arquitecta sientes que el mundo se te ha ido encima. Golpeas el escritorio. Quieres ir a buscarla de una vez. Preguntarle que porqué te ha traicionado. Sabiendo ella de todas las familias corruptas de esta sociedad. Tu mismo se lo has dicho. Tu posición en el aparato estatal te da acceso a muchas informaciones delicada. Además, son pocos los funcionarios impoluto. Aquí lo más común es encontrar funcionarios corruptos. Desde que lo nombra en un puesto, se hacen rico. Y eso fue lo que hiciste. Te hiciste millonario. Lo triste de todo eso es que ella ha disfrutado de tu riqueza.

-General... No me siga hablando de esa mujer. Usted sabe lo que tiene que hacer. Que parezca un accidente.

Sandy Valerio